Cuando pasamos mucho tiempo delante del ordenador sentados ante una pantalla, es importante contar con una silla adecuada. Esto hará que evitemos problemas de espalda y contracturas que pueden llegar a ser especialmente molestas. Desde Orlian te ayudamos a escoger la silla de oficina perfecta para ti. Vamos a verlo mejor.

Una silla de oficina debe ser resistente y firme

La silla de oficina perfecta tiene que tener una cualidad indiscutible: ser cómoda a la vez que firme. Uno de los aspectos en los que debes fijarte cuando vayas a comprar una silla de oficina es en que esta te sujete bien la espalda.

Esto hará que no te sientes de forma poco adecuada mientras estés trabajando y que tu espalda repose durante las largas jornadas frente al ordenador. Por lo tanto, revisa siempre que la firmeza sea la adecuada para que tu espalda no tenga que esforzarse.

Por otro lado, lo más aconsejable es que la altura de la silla sea regulable. Gracias a esto podrás sentarte con las piernas formando un ángulo de 90 grados y que tus pies queden apoyados en el suelo.

La altura de la mesa en la que sueles trabajar y sus características también debes tenerlas en cuenta a la hora de elegir una silla que se adapte. Así, debes saber que la silla y sus brazos deben poder entrar perfectamente bajo la mesa.

De esta forma podrás apoyar los brazos mientras escribes y mientras trabajas, de forma que no se resienta esta zona del cuerpo. Si esto no es así, puedes llegar a desarrollar problemas como contracturas y dolor de espalda, cuello, cervicales o incluso en las articulaciones de las muñecas.

silla-de-oficina

En conclusión, una silla de oficina tiene que tener unas características básicas si queremos evitar problemas de espalda. Se trata de una inversión importante en bienestar y salud, así que no tomes esta decisión a la ligera. ¡Elige bien!

Si te ha resultado interesante este artículo, no te puedes perder los siguientes: